Contribuir al crecimiento feliz de los niños y jóvenes, ofrecer pequeños placeres pensados para sus exigencias y construir una relación de confianza con los padres: estos son los tres valores imprescindibles que sustentan la filosofía de Kinder.