Elegimos cada ingrediente tal y como tú lo harías.

Tras la calidad de nuestras recetas Kinder se esconde la cuidada selección de cada ingrediente: desde la harina hasta los huevos, desde la leche hasta el cacao y desde el azúcar hasta las avellanas, todos los ingredientes se eligen con el mismo nivel de cuidado y exigencia que emplearías para ti mismo. Solo adquirimos nuestros ingredientes de zonas que garantizan la excelencia y elegimos como proveedores a aquellos que nos ofrecen niveles continuados de calidad y seguridad alimentaria.

Sólo compramos a proveedores que se han ganado toda nuestra confianza.

La confianza se gana con tiempo, seguridad y garantías. Ésta es la razón por la que Kinder únicamente compra sus ingredientes a proveedores con los que ya tiene una relación bien asentada. . Estas asociaciones se han creado a lo largo de muchos años, gracias al estudio y la aplicación de procedimientos de seguimiento basados en los más altos parámetros de calidad y seguridad alimentaria, que a menudo son más completos y rigurosos que los requeridos por ley.

Estos parámetros se han diseñado para evaluar las características de los ingredientes. Se comprueba la frescura de la leche y los huevos. En el cacao certificamos el origen y la combinación, y solo usamos avellanas enteras frescas, por mencionar algunos ingredientes que tienen una función importante en nuestros productos. Los procedimientos de seguimiento se llevan a cabo en cada etapa de la "vida" de un ingrediente: desde la producción hasta el embalaje, el transporte y su entrega en nuestras instalaciones

Kinder refuerza la confianza que deposita en sus proveedores haciéndoles visitas periódicas durante las cuales todo se analiza bajo el microscopio. La composición y calidad de las materias primas, los sistemas de producción, el mantenimiento de la planta y los controles medioambientales extremadamente estrictos, todo ellos se llevan a cabo rigurosamente. Estas visitas también tiene otro objetivo: garantizar la colaboración continuada. Trabajamos junto con nuestros proveedores para mejorar la calidad de los ingredientes y, en consecuencia, la excelencia de nuestras recetas. 

Solo añadimos nuestra experiencia y profesionalidad.

Una vez obtenidos los ingredientes que cumplen nuestros estrictos estándares de calidad y seguridad alimentaria, Kinder se asegura de que conservan su valor natural añadiendo únicamente la experiencia, nada más. Y todo ello es posible gracias a nuestro compromiso para satisfacer tu deseo de degustar alimentos buenos, sin sacrificar la seguridad alimentaria.