Ocultar

Ingrediente

La planta del cacao es un árbol originario de Sudamérica que puede encontrarse a lo largo de los trópicos. Produce frutos que tienen la apariencia de pequeños melones alargados llamados mazorcas de cacao. El interior del fruto alberga docenas de semillas que, al fermentarse y tras secarse, se convertirán en los famosos granos de cacao. Posteriormente, los granos se procesan para crear la pasta de cacao, la manteca de cacao y el cacao en polvo, los ingredientes básicos de innumerables recetas.

El nombre botánico del cacao, Theobroma cacao, proviene del griego y significa "alimento de los dioses". Es notablemente conocido por su sabor placentero, pero también por su valor nutricional. ¿Podría ser ésta la razón por la que personas de todas las edades y nacionalidades adoran y buscan este exquisito ingrediente?

Selección y control de calidad Kinder

Únicamente un 30 % de la producción mundial de cacao cumple nuestros estándares de calidad y, por lo tanto, es adecuada para la elaboración de los productos Kinder. Estas variedades de cacao proceden de África occidental y Ecuador. Como sucede con el resto de productos agrícolas, las cosechas de cacao varían de año en año, por lo que algunas de las características de los cultivos también pueden variar. En consecuencia, nuestra obligación es buscar constantemente la mezcla exacta de granos de cacao para garantizar una calidad óptima y su inconfundible sabor, señas de identidad del chocolate Kinder.

La calidad del cacao varía asimismo en función del momento de la cosecha. Por ello, nos aseguramos de comprar los granos recogidos durante la cosecha principal, que es la de mejor calidad.

La fermentación y el secado se llevan a cabo en los propios centros de recogida. Posteriormente, los granos son transportados a nuestras instalaciones, donde son procesados siguiendo diferentes fases. En primer lugar se procede a la limpieza, tueste y granulado de los granos. Posteriormente se extraen la manteca de cacao y la pasta de cacao y se convierten en polvo. El hecho de llevar personalmente a cabo estos procesos implica una garantía en cuanto a la frescura, el aroma y la calidad del chocolate Kinder, conocido y adorado en todo el mundo.

Las prioridades de Kinder, así como de Ferrero, son garantizar no solo una fuente de cacao de alta calidad, sino también ayudar a los agricultores a adquirir las habilidades y los conocimientos necesarios para obtenerla de manera sostenible, mejorando al mismo tiempo su calidad de vida.

¿Sabías que...?

Los primeros agricultores de cacao eran los Mayas, que usaban las semillas de innumerables maneras, entre ellas, en rituales religiosos, en medicina y como moneda de cambio. Una sola semilla valía lo mismo que cuatro mazorcas de maíz ¡y con cien podías comprarte una canoa!