Ocultar

Ingrediente

Las lecitinas se obtienen del aceite de los granos de soja y las semillas de girasol. El proceso es muy largo pero muy sencillo. El aceite se extrae de las semillas limpias y posteriormente se añade agua caliente. Las lecitinas se unen a esta agua formando un compuesto que puede separarse del aceite en una centrifugadora. Las lecitinas purificadas se obtienen de dicho compuesto una vez que ha sido secado y filtrado.

Gracias a sus características cualidades emulgentes, los ingredientes que se le añaden se mezclan muy bien, ayudando a garantizar que nuestros productos se convierten en el resultado final que buscamos.

Selección y control de calidad Kinder

Kinder presta especial atención al producto final y, por esta razón, usa el poder emulgente natural de lecitinas en todas sus recetas. Se usan en el chocolate, por ejemplo, para conferirle siempre la misma consistencia y cremosidad, así como garantizar la misma experiencia para el paladar una y otra vez. Kinder usa una serie de comprobaciones y procesos de selección estrictos y rígidos para garantizar que nuestras lecitinas provienen exclusivamente de fuentes que no contienen OMG (organismos modificados genéticamente). 

¿Sabías que...?

La palabra lecitina proviene del antiguo término griego para designar la yema de huevo, "lekithos". Fue el químico francés Maurice Gobley quien, en 1846, dio nombre a la sustancia después de descubrirla y aislarla, (lo has adivinado) ¡yema de huevo!